Aldo Sülzer: “La situación de las empresas constructoras es complicada”

Preside la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz) desde hace poco más de tres meses, aunque integra el Directorio de la institución hace ya diez años. Aldo Sülzer Limpias, quien pertenece a una familia de constructores con 41 años de trayectoria, lamenta que hasta la fecha continúan impagas las planillas de obras concluidas y en ejecución por parte de instituciones de los tres niveles de gobierno (nacional, departamental y municipal). Sostiene que esto afecta el funcionamiento de las empresas por problemas de liquidez.

¿Cuál es la situación actual de las empresas del sector constructor?
La situación de las empresas del sector de la construcción es delicada y complicada. Ya veníamos de un proceso de desaceleración de la actividad desde el año 2017 que se profundizó en 2019, cuando sólo crecimos el 1,91%, la tasa más baja de los últimos 15 años.

A esta situación se debe agregar la aparición de la pandemia del Covid-19 en Bolivia el 10 de marzo de 2020, y la aplicación de la medida de aislamiento social de la cuarentena total, que paralizó toda la actividad de la construcción en el país, por tanto paralizó a todas las empresas de construcción y sus obras.

¿En qué estado se encuentra el pago de las deudas que tiene el Estado con el sector constructor?
Este es el principal problema que tienen las empresas de la construcción, pues desde la progresiva disminución de los precios del gas natural de exportación a partir del año 2015 los ingresos de las diferentes Administraciones del Estado disminuyeron y comenzaron los retrasos en el pago de las Planillas de Avance de Obra, lo que afecta el funcionamiento de las empresas por problemas de liquidez y flujo de caja, especialmente las de tamaño mediano y pequeño.

El gobierno actual nos ha manifestado su compromiso de honrar las deudas lo antes posible, para que las empresas podamos pagar sueldos y proveedores, para así poder mantener los empleos y poder prepararnos a esta nueva forma de trabajo que estamos viviendo.

Como Cadecocruz hemos propuesto convertir la Planilla de Avance de Obra en Título Valor negociable en el sistema financiero nacional con el descuento correspondiente, esto nos daría una solución integral a todos los problemas de pagos.

¿Las deudas impagas y la paralización de las actividades del sector han provocado el cierre de empresas afiliadas a Cadecocruz? Si es así, ¿nos puede dar el dato por favor?
Hasta la fecha no tenemos noticias de empresas asociadas a Cadecocruz que hayan sido cerradas, pero sí es evidente que una importante cantidad de ellas enfrenta problemas muy serios de liquidez que deben ser solucionados antes de que se produzca su cierre, para lo que hemos planteado al Gobierno Nacional un “Plan de Emergencia de la Construcción”, cuya primera medida es que se paguen todas las Planillas de Avance de Obra para otorgar liquidez a las constructoras.

Hemos sugerido la creación, mediante Decreto Supremo, de un Fideicomiso para ser administrado por el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), que pudiera honrar estos compromisos impagos.

¿A cuánto ascienden las deudas impagas del Estado con el sector constructor?
Es difícil determinar con precisión el monto de las Planillas de Avance de Obra impagas; algunas se arrastran de varios años e involucran instituciones de los tres niveles de gobierno (nacional, departamental y municipal).

¿Cuántas empresas afiliadas tiene actualmente Cadecocruz?
La Cámara de la Construcción de Santa Cruz tiene 370 empresas asociadas en su registro, de las cuales 131 están activas.

Cadecocruz propone lanzar un Plan de Inversiones de Emergencia por Bs 10.000 millones que permita la ejecución de obras y proyectos intensivos en contratación de mano de obra, ¿cuáles serían las obras y proyectos con estas características?
El propósito es generar el ambiente económico necesario para que se produzca una recuperación de la actividad económica, una vez que se levanten, total o parcialmente, las medidas de cuarentena total.

Para eso es fundamental que las personas, a medida que puedan volver a desplazarse, tengan empleo que garantice su sustento y el de sus familias, además de dinamizar o reactivar la economía en el menor plazo posible.

Para este fin, en nuestro “Plan de Emergencia de la Construcción” planteamos la puesta en marcha, de forma paralela al levantamiento de las restricciones de movilización, una gran cantidad de proyectos de inversión pública que tengan un elevado componente de mano de obra y adquisición de insumos nacionales, y que sean ejecutados por empresas bolivianas.

Con una inversión de 10.000 millones de Bolivianos en proyectos, que es lo que planteamos, se podrían ejecutar de manera inmediata una enorme cantidad de obras, que permitirían la generación de casi 300.000 empleos de forma directa.

En nuestra propuesta, señalamos los siguientes tipos de proyecto que deberían ser considerados:
a) Construcción, refacción y ampliación de Escuelas.
b) Construcción, refacción y ampliación de Infraestructura de Salud, hasta Hospitales de Primer Nivel.
c) Construcción de Infraestructura Urbana (Plazas, Calles, Centros Comunitarios, Parques, Aceras y Cordones, etc).
d) Construcción de Sistemas de Agua Potable y Alcantarillado.
e) Reparación y Reconstrucción de Infraestructura Urbana.
f) Mantenimiento de Caminos y Carreteras.

El anuncio de la Presidenta Áñez sobre el lanzamiento del “Plan Trabajo” a partir de junio de 2020, es una noticia que acogemos con esperanza, y que se encuentra alineada con la propuesta que presentó Cadecocruz a las autoridades.

¿Qué proyectos de inversión pública importantes se encuentran paralizados como consecuencia de la emergencia sanitaria a nivel nacional y/o departamental?
Al día de hoy, 12 de mayo de 2020, se encuentran paralizados todos los proyectos y obras de inversión pública de todos los niveles del gobierno en todo el territorio nacional.

¿Cómo deben prepararse las empresas constructoras para reiniciar sus actividades?
En el marco de las disposiciones del Decreto Supremo N° 4229 de 29 de abril de 2020 nuestro sector reiniciará actividades de manera progresiva. La Resolución Multiministerial N° 001/20 de los Ministerios de Obras Públicas, de Salud y de Trabajo, establece que todas las constructoras deben implementar un Protocolo de Bioseguridad para el reinicio de actividades.

Cadecocruz se adelantó y hace varias semanas que venía trabajando en un Protocolo de Bioseguridad que fue entregado a las autoridades nacionales correspondientes y que actualmente es la base para que el sector constructor presente los Protocolos de Bioseguridad a la Dirección de Trabajo para la aprobación correspondiente.

Las empresas también están trabajando en la logística para el transporte de personal, la movilización de equipos, la compra de insumos y materiales, etc, tareas que en el marco de la pandemia y la cuarentena demandan una serie de cambios y el uso intensivo de las herramientas virtuales.

¿Por qué es importante que las empresas presenten un Protocolo de Bioseguridad para reiniciar sus actividades?
Lo fundamental es precautelar la salud y la vida de nuestros trabajadores y sus familias, y por supuesto cumplir lo dispuesto en la Resolución Multiministerial N° 001/20 y su reglamentación.

Al presentar el Protocolo de Bioseguridad el constructor está aceptando la responsabilidad que tiene de cuidar vidas humanas.
Asimismo, cada obra tiene sus propias particularidades, debe aplicarse un Protocolo para cada una de ellas, con medidas y medios acordes a la realidad concreta de la obra y del personal involucrado en su construcción.

¿Cuáles son los aspectos fundamentales del Protocolo de Bioseguridad para evitar la propagación del Covid-19 en las empresas del sector?
La Resolución Multiministerial N° 001/20 establece una serie de medidas de seguridad y protección de los trabajadores desde su traslado a la obra hasta su salida, entre las que podemos destacar las siguientes:
a) Capacitar y concienciar a todos los trabajadores sobre la importancia de aplicar todas las medidas de prevención y seguridad incluidas en el Protocolo de Bioseguridad.
b) Dotar a los trabajadores de un equipo de protección personal adecuado para prevenir el Covid-19, como barbijo, guantes, etc.
c) Implementar medios para la desinfección de las herramientas y de las superficies utilizadas de forma constante y periódica.
d) Posibilitar el lavado constante de manos por parte de los trabajadores.
e) Controlar la temperatura a la hora de entrar a la obra.
f) Realizar las actividades respetando la distancia entre los trabajadores.

Fotos: Israel Salvatierra

Publicaciones relacionadas