“Bolivia tiene el metro cuadrado más competitivo de la región”

Gustavo A. Pereyra es uno de los accionistas y fundadores del Grupo Forza, la empresa que ha trabajado proyectos corporativos como la Clínica Foianini, las nuevas oficinas de La Boliviana Ciacruz, el diseño del edificio de Avícola Sofía y HP Medical. Se graduó como arquitecto en la Universidad de Arkansas, posteriormente trabajó en Boston durante un año y en 2001 regresó a trabajar a Santa Cruz, la ciudad que lo vio nacer, donde desde hace 15 años se dedica al desarrollo inmobiliario y también a servicios corporativos de arquitectura y construcción. Ha sido director de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz) por cuatro años y actualmente, a sus 41 años, se encuentra por iniciar su segunda gestión como director de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco).

¿Cómo ve el desarrollo inmobiliario en Bolivia?

Bolivia tiene un mundo de oportunidades para hacer cosas innovadoras. La Paz, Cochabamba y Santa Cruz tienen una característica muy similar, personas que buscan la independencia entre los 24 y 26 años (edad promedio), donde la gente joven toma decisiones más trascendentales sobre su futuro; esto significa también que hay muchos jóvenes y parejas que están empezando su futuro inmobiliario, anhelan la libertad y vivir nuevas experiencias, así que hay mucho por hacer a nivel nacional.

La Paz es un mercado que todavía se maneja en términos comerciales con productos y conceptos que tienen la oportunidad de innovar y Cochabamba es una ciudad muy atractiva por su dinamismo y con alto potencial, lo que le da la oportunidad de hacer también proyectos inmobiliarios con buenos conceptos, para segmentos y audiencias homogéneas en gustos y estilo de vida.

En Santa Cruz el mercado está madurando, las empresas serias que apuntan a estar en el mercado a largo plazo y quieren atender adecuadamente a sus clientes son las que siguen innovando y haciendo cosas interesantes, desafiando el status quo, aunque hay personas que entran al mercado a invertir y no son constructores, no son desarrolladores, ni empresarios del rubro, simplemente lo ven como una opción de inversión aislada y eso no es sano para el mercado, porque al final cuando ellos hacen un proyecto, salen rápidamente y dejan a los clientes insatisfechos, lo cual golpea a todo el rubro.

La gente ahora es mucho más exigente, está mejor informada, ve opciones y compara no solamente con lo que hay en el mercado, sino también con proyectos que hay en ciudades de países fronterizos. Si bien el precio por metro cuadrado es importante, es algo que tiene menor impacto, porque ahora la gente busca proyectos de vida con buenos conceptos, busca invertir en algo que se valorice en el tiempo, que refleje su estilo de vida, y sea tan funcional como financieramente atractivo.

¿Ha afectado la desaceleración económica al mercado inmobiliario?

Los desafíos son constantes, ahora es más difícil vender que antes, hay que ser más creativos sin duda, venimos de una época donde obviamente (2013 – 2014) la dinámica de venta era mucho más rápida, ahora la gente es más cauta en tomar decisiones financieras a mediano plazo por la incertidumbre de qué es lo que va a pasar, esta cautela no responde únicamente al proceso de comprar vivienda per sé, o a que no quieran invertir o no tengan la capacidad de hacerlo. La política es algo que nos golpea mucho y nos golpea fuerte; cuando los procesos políticos son inciertos la gente es más cauta a momento de tomar decisiones trascendentales.

Viéndolo desde ese punto de vista, ¿es un buen momento para invertir en una casa o departamento?

Es un excelente momento porque todavía tenemos condiciones de crédito únicas en Latinoamérica, lo que tenemos nosotros como condición de crédito ahora en Bolivia no existe en Chile, en Paraguay, en Brasil, ni en Costa Rica; son condiciones de crédito fantásticas si comparamos con los mercados inmobiliarios de la región, además seguimos teniendo el metro cuadrado más competitivo y barato en términos de ingreso mínimo o ingreso promedio, Bolivia y Santa Cruz, especialmente, tiene el precio más bajo de la región. Hay un estudio internacional que indica que mientras una persona en Santa Cruz puede comprar una vivienda de 60 metros cuadrados y pagarla en 11 años, en Lima se tarda 14 años más, y en Montevideo demora aún 25 años más.

¿Qué está haciendo el Grupo Forza para hacerle frente a la desaceleración?

Proyectos innovadores con conceptos interesantes que apuntan a nichos específicos donde pensamos a detalle qué es lo que necesita el segmento al que queremos llegar, facilidades de pago que hace cuatro años no se necesitaban y mayor eficiencia en términos de ejecución, con plazos más cortos para la tranquilidad de la gente.

¿Qué proyectos tienen actualmente?

Como Smart Studio tenemos dos proyectos vigentes en construcción: You y One Soul. Recién hemos lanzado en preventa Nomad, además tenemos un proyecto que se llama Holiday, que si bien no es de la marca Smart es un condominio vertical de apartamentos para parejas jóvenes y familias en la zona norte. Como Smart Studio tenemos 11 proyectos, 7 edificios construidos y ocupados a totalidad, todos en la zona de Equipetrol, lo que nos hace una opción tan atractiva como rentable.

¿Cómo empezaron el emprendimiento de los Smart Studio?

Empezamos el 2013 saliendo de un proyecto residencial de apartamentos más grandes que eran de hasta 470 metros cuadrados, vimos que el segmento alto es muy pequeño en el mercado inmobiliario, además de complejo y de baja rotación, entonces decidimos analizar opciones de cambio de segmento y por esas cosas de la vida entramos en contacto con un desarrollador argentino que estaba haciendo algo similar en Asunción y en Argentina; vimos la oportunidad de crear un producto disruptivo y este fue el primer proyecto que hicimos como Smart Studio, se vendió el 70% solo en seis semanas.

Con el éxito logrado en Santa Cruz, ¿piensan llegar a otras ciudades del país?

Estamos tratando de dar curso a un proyecto en Cochabamba, en una zona cercana a la Avenida América, luego será en La Paz y de ahí nos vamos a ir expandiendo.

/Construmarket Bolivia/

Publicaciones relacionadas