Mario Strack: «CarpinteArt es un referente en muebles melamínicos»

Por: Ana Verónica Muriel

CarpinteArt nace en Argentina hace más de 35 años. Mario Strack, fundador de la empresa, llegó a Bolivia hace 20 años, donde formó la empresa y desde hace 18 años que viene fabricando muebles con cinco años de garantía, productos de calidad con diseños funcionales, elegantes e innovadores. Para ello CarpinteArt cuenta con una planta industrial con máquinas de última tecnología, que tiene una superficie de casi 14.000 metros cuadrados. Asimismo, tiene un stock permanente de 14 mil a 17 mil placas de tableros melamínicos de distintos colores, diferentes materiales y texturas.

Cuéntenos por favor sobre su vida y trayectoria empresarial.
Terminé los estudios primarios en Entre Ríos, Argentina, donde nací hace 66 años. Refrescando la memoria he trabajado siempre por cuenta propia como empresario en distintos rubros, hasta que me fui a Buenos Aires por 1978 para trabajar en la construcción. En esa época monté una carpintería, hacíamos todo lo que es carpintería de obra, desde las puertas, frentes de placares, muebles de cocina, los primeros muebles de cocina o roperos para obras los fabricábamos en madera maciza porque en esa época no existían los tableros aglomerados y mucho menos los melamínicos, justo en esa época sale el laminado plástico marca Formica de distintos colores, yo hice las primeras series de muebles, emprendí con muebles de cocina, después me dediqué a lo decorativo, haciendo muebles y revestimientos de estilo inglés que se usaba mucho en Argentina.

Al tiempo la fábrica fue creciendo, luego me vine a Bolivia e hicimos un estudio de mercado con mi hijo y siempre estuvo acompañándome; vimos que no se estaba explotando lo que es el mueble melamínico, yo allá no lo estaba trabajando mucho. Estaba convencido de que había que arrancar en la Feria Exposición de Santa Cruz, me llevó dos años instalarme acá porque hice una empresa en la Argentina de importación y exportación, lo mismo desde acá, importé todas las máquinas, monté la carpintería y la tienda de ventas sobre la Calle Seoane, a dos cuadras de la Plaza Principal 24 de Septiembre. En aquella época hicimos el estudio de mercado y me vine para acá, gracias a Dios nos fue bien en la exposición y la gente empezó a conocer el mueble melamínico, en un año ya la empresa era reconocida acá en Santa Cruz y luego lo fue a nivel Bolivia porque estamos trabajando en forma continua desde esa época.

Fue muy duro al comienzo porque nadie tenía lo que se necesitaba, Bolivia no estaba preparada para montar una industria, hace 20 años atrás, entonces fue muy costoso poner en marcha todo, incluso soy importador de todos los productos que consumimos desde esa época prácticamente porque no habían los materiales.
Traíamos material desde China pero hace un tiempo que hemos frenado las importaciones de ese país; actualmente traemos desde Italia, Argentina, Paraguay y Brasil. En diseño de muebles somos la empresa que marca un estilo propio, somos el referente en muebles melamínicos y hemos sido los pioneros en la elaboración de muebles con vidrio, porque la gente pedía puertas con espejo tipo bronce oscuro y empezamos con eso, a la gente le encantaban estos muebles para la cocina, siempre estamos innovando, estamos a la vanguardia con nuevos diseños y materiales en forma continua.

¿Cómo ha sido la evolución de la empresa en el país? ¿Con cuántos trabajadores comenzó y cuántos tiene ahora?
Arranqué en Bolivia trayendo dos personas de Argentina y contratamos algunas personas conocidas de acá. Alquilamos un local cerca de la Plaza 24 de Septiembre y también en el Cuarto Anillo y Canal Isuto para el galpón de la fábrica que ya estaba instalado, hicimos los primeros muebles para la Expocruz, algunas personas decían que no nos iba a ir bien porque creían que los muebles de melanina de colores no gustaban acá; en ese entonces se trabajaban solamente en madera y era realmente así, todos los muebles tallados, muy trabajados, pero era como que había una sed enorme de nuevos diseños, así que fue un éxito nuestra participación en la Feria Expocruz, y como no teníamos ningún compromiso, cuando contratábamos un trabajo lo hacíamos rápidamente y aparte que se hizo una buena campaña publicitaria, aunque realmente la publicidad más importante era la de boca en boca, la gente nos felicitaba, estaba muy contenta y enamorada con los muebles y los diseños que hacíamos.

Cuando llegamos tenía la planta montada con seccionadoras, máquinas pegadoras de filo que acá nadie tenía y son las indicadas para que el melamínico tenga buena garantía por la humedad que hay en Santa Cruz.

Creció tan rápido todo que trabajamos primero un turno, después dos turnos y llegamos a trabajar hasta 24 horas; monté una fábrica propia en el Quinto Anillo y Avenida Banzer, la cual a pesar de tener 2.300 metros cuadrados nos quedó chica a los cuatro meses, entonces empecé a buscar terreno y he construido esta fábrica grande, donde hemos estado trabajando siempre más o menos entre 160 a 180 personas, en la actualidad contamos con 60 a 80 personas trabajando en planta y en las dos tiendas que tenemos, una en Santa Cruz y otra en La Paz. En este momento estamos afrontando la situación por la pandemia y tratando de salir adelante, apoyando siempre al país. Estamos próximos a inaugurar el TablecentroBolivia S.R.L. en este mes de noviembre.

¿Cuál es la capacidad de producción de la empresa?
Tenemos capacidad para producir mucho, pero por la pandemia ha bajado la demanda de muebles. Esperamos que con el próximo gobierno se dé la reactivación del país para seguir trabajando normalmente y apostando por el país.

¿Qué participación tienen en el mercado?
No hemos estado haciendo últimamente este tipo de análisis, pero desde que empezamos hemos llegado a abarcar en Santa Cruz un 60 a 70 por ciento de la venta de muebles de cocina, placares, muebles de baño, muebles para obras en general.

Publicaciones relacionadas