Bolivia garantiza traslado saludable y sostenible de mercancías por puertos en el Pacífico

La Administración de Servicios Portuarios – Bolivia (ASP-B), en coordinación con los operadores de comercio exterior boliviano, trabajadores del transporte internacional, instituciones nacionales que forman parte de la cadena logística y los puertos habilitados por Bolivia, estableció mecanismos para garantizar el normal desarrollo del comercio exterior boliviano a pesar de la tendencia de reducción en el comercio internacional producido por la situación impuesta a causa de la pandemia del Covid-19.

En el puerto de Arica, la ASP-B efectuó un total de 7.769 despachos de mercancía boliviana de importación, entre los cuales el 12% fueron directos, el 48% indirectos, el 30% desconsolidados y 10% carga suelta. Se movilizó durante la etapa de cuarentena en 2020 un total de 121.857 toneladas, un 57% menos que el mismo periodo en 2019 considerando el arribo de 283.167 toneladas en importaciones, según un boletín de la ASP-B.

En tanto, en exportaciones por el puerto Arica, el comercio internacional boliviano movilizó 2.694 toneladas a través de la ASP-B, entre las que destaca un 53% en quinua, un 26% en estaño, 8% en chía, 5% en frijol, 4% en castaña, 3% en cacao, 0,7% en palmito y 0,3 en textiles.

Desde el 22 de marzo al 31 de mayo, la ASP-B activó de forma inmediata un plan de contingencia institucional, a objeto de habilitar y brindar sistemáticamente todos los servicios a los operadores de comercio exterior generando condiciones para que el comercio boliviano desarrolle sus actividades de la manera más normal posible dentro el periodo de cuarentena rígida, concediendo la atención en línea vía internet en sus plataformas web www.aspb.gob.bo y http://siap.aspb.gob.bo.

En el puerto de Antofagasta el comercio boliviano movilizó junto a la ASP-B un total de 545 toneladas de importación durante la cuarentena rígida. En el caso de los puertos emplazados en la República del Perú se concretó el movimiento de carga de 10.552 toneladas por el puerto de Ilo y de 1.247 toneladas por el puerto de Matarani.

En palabras del gerente Ejecutivo de la ASP-B, Marwin Flores, se pondera el compromiso de servidores portuarios de la empresa estatal nacional, así como de la entereza efectuada por operadores de comercio exterior y transportistas para desarrollar las actividades con normalidad y apostar por el desarrollo económico nacional, tomando en cuenta la delicada situación impuesta en el globo.

“Estos datos nos muestran el empeño desarrollado por todos los agentes de la cadena logística boliviana, con un esfuerzo importante para movilizar las mercancías desde territorio nacional hacia puertos tradicionales y alternativos; apostando económicamente en un momento tan sensible como el que vivimos. Como ASP-B encomiamos la apuesta del sector privado y nos enorgullecemos del trabajo desarrollado por todos nuestros servidores en estos tiempos de cuarentena”, aseguró Marwin Flores.

Continuando con la gestión realizada por ASP-B en puerto Ilo, la estatal boliviana logró despachar 2.919 toneladas en 102 unidades de transporte con materia prima para la industria boliviana. Por otro lado, terceros operadores en puerto Ilo también desarrollaron despachos de carga proyecto en tránsito a Bolivia, apoyando la construcción de esta terminal como una alternativa portuaria y comercial en el mediano plazo para la importación y exportación de carga boliviana. Este hecho motivó a la Empresa Nacional de Puertos (ENAPU S.A.) ampliar operaciones terrestres a un segundo turno, previa planificación confirmada a un día del servicio solicitado.

En el periodo comprendido entre el 22 de marzo al 31 de mayo, la ASP-B a través de la atención digital y personalizada a los clientes facilitó la cancelación de 7.270 planillas y 4.988 solicitudes para la apertura de despachos portuarios (DP). Asimismo, durante la cuarentena rígida se empadronaron al sistema de ASP-B un total de 166 clientes y se realizaron 217 modificaciones, atendiendo sistemáticamente las necesidades logísticas y los requerimientos comerciales de los clientes.

La implementación por parte del Gobierno Central de los Decretos Supremos Nro. 4196, 4199 y 4200 así como el acompañamiento de la administradora nacional de servicios portuarios se materializó en el establecimiento de un trabajo continuo en puertos habilitados y zonas logísticas, forjando módulos como la atención 100% en línea y el uso de equipos de bioseguridad que patentizan mejoras sustanciales en el trabajo de la ASP-B durante la cuarentena.

“Nos encontramos felices con esta apuesta y compromiso con el pueblo boliviano que garantiza el trabajo sostenido en puertos habilitados por la franja del Pacífico para coadyuvar con el abastecimiento de todo tipo de recursos de necesidad, formando parte de un ideal más grande para Bolivia como es el compromiso social y empresarial como bien público”, aseguró el Gerente Ejecutivo de la ASP-B.

De la misma manera la administradora de servicios portuarios bolivianos en coordinación con los puertos habilitados y los trabajadores de transporte internacional activaron la campaña de salud “Transporte Protege Bolivia” (TPB) en acompañamiento de las políticas nacionales y regionales para el cuidado del sector transportista en la pandemia del Covid-19. La campaña consistió en la dotación de más de 2000 insumos de bioseguridad a transportistas que hacen el tránsito de mercancías por puertos del Pacífico.

El objeto de la campaña TPB es cuidar de uno de los eslabones importantes de la cadena logística emplazada desde Bolivia hacia puertos habilitados en el Pacífico, en el marco del desempeño de sus funciones para garantizar un traslado de mercancías saludable y prevenir el contagio del Covid-19.

Publicaciones relacionadas