Importación de equipos sufre una caída del 46% en 2019

El sector continúa sufriendo los riesgos de la desaceleración económica. No obstante, las perspectivas apuntan hacia nuevas oportunidades en esta gestión.

Al igual que Chile, Bolivia atraviesa problemas políticos que provocan incertidumbre. Sumado a ello, el sector de la construcción ha sido uno de los más golpeados en 2019 debido a la “falta de proyectos de envergadura por parte del Estado y por la situación poco favorable de la economía boliviana, la misma que conlleva riesgos potenciales en su desaceleración”, sostiene Rubén Duran Morales, de la División Implementos de Rodaria.

Esta situación ha incidido en una caída del indicador de importación de maquinarias para la construcción. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), entre enero y diciembre de 2017 el valor acumulado por concepto de importación de maquinarias de construcción fue de 53.859,2 millones de dólares, mientras que en 2018 fue de 26.924,4 millones de dólares, registrando así un decrecimiento del 50%.

En 2019 la importación de equipos para el sector también registró una caída en comparación con 2018. No obstante, los datos que se tienen del INE son de enero a octubre de 2019.

Según las estadísticas, el valor acumulado por concepto de importación de maquinarias para la construcción de enero a octubre de 2019 fue de 14.609,1 millones de dólares, lo que significa una reducción del 45,74% en comparación con el 2018.

“Los constructores han padecido en cierta forma las políticas con que se han manejado los proyectos estos últimos dos años, con boletas de garantía muy altas y condiciones poco favorables en cuanto a los pagos de planillas. Sin tomar en cuenta que los proyectos significativos del sector han sido adjudicados a empresas extranjeras”, expresa Ruben Duran Morales.

Sin duda, el mercado se ha visto afectado en cuanto a las ventas, pero las casas comerciales han seguido apostando por la innovación y tecnología de sus productos, generando un mayor valor para los consumidores.

Haciendo un comparativo con respecto al año anterior ha habido una caída en las unidades vendidas en algunos casos. Por ejemplo, para Rodaria en particular la disminución en el segmento de maquinaria de construcción cero kilómetros ha sido de 20% con respecto al año pasado.

Para Ines Vera Fabbri, product Manager GCI & Paving de Finning Bolivia, el mercado de equipos de construcción ha tenido un comportamiento similar en los últimos tres años, donde los principales segmentos de oportunidad son obras viales, infraestructura y proyectos carreteros.

“Nuestra participación de mercado es del orden del 40%, lo que está en línea con nuestros objetivos. Sin embargo, siempre hay nuevas oportunidades y mercados para explorar y este es uno de nuestros objetivos para 2020”, expresó la ejecutiva.

Para este año, según el economista José Alberti, las expectativas de crecimiento económico y la confianza del consumidor mejorarían levemente con respecto al 2019.

NUEVAS OPORTUNIDADES
Por un lado, Finning tiene como foco para esta gestión trabajar muy de cerca con sus clientes, donde usará la tecnología como herramienta principal para anticiparse a sus necesidades.

“Finning llegó para quedarse porque confiamos en el mercado de Bolivia. Creemos que es un territorio con mucho potencial y continuaremos expandiendo nuestro portafolio de equipos y soluciones”, afirma Vera Fabbri.

A su vez, Ruben Duran se muestra optimista en la revitalización de la economía y en nuevas políticas de Estado que permitan avizorar nuevas esperanzas para el sector.

FUENTE: Instituto Nacional de Estadística

Publicaciones relacionadas