Hacia la construcción de Smart Cities en Bolivia

Principal-min

Las ciudades y territorios inteligentes promueven un ciclo virtuoso que produce no solo bienestar económico y social, sino también el uso sostenible de recursos con miras a elevar la calidad de vida a largo plazo.

Verónica Muriel C.

Más de la mitad de la población mundial vive actualmente en núcleos urbanos y, según la ONU, ese porcentaje alcanzará el 70% en 2030.

La sostenibilidad, el cuidado del medio ambiente o las cuestiones sanitarias, son solo algunos de los principales retos que las ciudades tienen por delante. Hay que tener en cuenta, además, que la pandemia ocasionada por la Covid-19 ha tenido también un impacto en la forma en la que vivimos y disfrutamos de los entornos urbanos, afirmó Ronald Armas, especialista de Datos e Inteligencia Artificial de Microsoft, en el marco del II Foro Internacional de Ciudades y Territorios Inteligentes.

El mundo se ha vuelto más urbano que nunca. Parafraseando a Bill Gates, el experto en Smart Cities & Territorios Inteligentes de España, Ignacio Alcalde, señaló que el mundo se enfrenta a varias sorpresas, una de ellas es que a nivel mundial se construye el equivalente a la ciudad de Nueva York cada mes. “Lo más importante es que esto va a seguir así hasta 2050”, agregó.

En este contexto, según el experto Ignacio Alcalde, todas las semanas hay eventos en los que las compañías tecnológicas y las ciudades presentan sus propuestas de Smart City.

¿QUÉ ES UNA SMART CITY?

A decir de Ignacio Alcalde, una ciudad inteligente es aquella que se basa en tres principios o tres criterios que van relacionados. Así, se trata de una ciudad pensada en valores, una ciudad construida desde una visión muy importante. y que además incorpora las más avanzadas tecnologías.

Primer criterio. ¿Qué significa valores cuando hablamos de ciudades? Quiere decir que esa urbe se desarrolla a partir de un código de valores compartido que pone a las personas en el centro. Estos valores son aquellos referidos a los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

Segundo criterio. Una ciudad es inteligente si tiene un proyecto de futuro o visión, la cual debe basarse en sus activos de excelencia. Toda ciudad tiene una serie de activos de excelencia, de elementos singulares que se deben usar como palancas o vectores de desarrollo para llegar a un proyecto urbano previamente visualizado.

Tercer criterio. Una ciudad es inteligente cuando aprovecha las tecnologías al servicio de la visión. Las autoridades tienen la legitimidad para definir la visión de futuro y las empresas tecnológicas deben sumarse por su esfuerzo con soluciones de digitalización, de transición energética, de movilidad, de agua, etc.

En el transcurso de los últimos años se ha venido acuñando otro concepto bastante interesante en el ámbito del desarrollo sostenible, denominado territorio inteligente, definido como aquellos territorios innovadores, capaces de construir sus propias ventajas competitivas en relación con su entorno, en el marco de un mundo complejo, global e interrelacionado. Asimismo, los territorios inteligentes persiguen un equilibrio entre los aspectos de competitividad económica, cohesión social y sostenibilidad.

En ese marco resulta atractivo para los ciudadanos, empresarios y trabajadores, pues genera un ambiente con mejor calidad de vida, con mejores servicios y con un ambiente de innovación que incentiva soluciones creativas y genera empleos, entre otros. De esa manera, las ciudades y territorios inteligentes promueven un ciclo virtuoso que produce no solo bienestar económico y social, sino también el uso sostenible de recursos con miras a elevar la calidad de vida a largo plazo.

Al respecto, Johnny Torres Terzo, presidente de la Asociación de Municipalidades de Bolivia (AMB), manifestó que como organización que aglutina a los principales municipios del país, asume la temática de Ciudades y Territorios Inteligentes como parte de sus prioridades, donde las tecnologías de la información y la comunicación juegan un papel fundamental para la promoción de la calidad de vida de los ciudadanos, los actores económicos, principalmente las PYME y todos los niveles de gestión territorial, en alianza con el sector privado, la academia y los gobiernos subnacionales, que promuevan una mejor calidad de vida de todos los bolivianos.

CÓMO SE CONSTRUYE UNA CIUDAD INTELIGENTE

Cuando se habla de la construcción de ciudades y territorios inteligentes se cae en la tentación de limitarse a las normativas que regulan la implementación de las tecnologías en el mundo público, pero realmente se trata de canalizar la prestación de los servicios que atienda las necesidades de la ciudad.

 “Así pues no hablamos tanto de regular solo las tecnologías en si mismas sino de la prestación de la cantidad de servicios, lo más importante es su integración en las ordenanzas urbanas y en el urbanismo, que ya son complejos de por sí, y hablamos además desde una visión holística en la que la perfecta integración es lo que realmente nos lleva a la definición de ley”, manifestó Ignacio Alcalde.

El experto explicó que la confluencia de tres ámbitos: Actores, elementos y derechos, será la base para la definición de una normativa.

Por otra parte, Verónica Ágreda, rectora de Unifranz, indicó que es necesario que la normativa incluya la participación ciudadana, que las leyes se construyan de abajo hacia arriba, tomando en cuenta las necesidades reales de las personas.

DECLARACIÓN DE LA PAZ

Previamente a la clausura del II Foro Internacional de Ciudades y Territorios Inteligentes en Bolivia, que se desarrolló de manera virtual, los participantes reafirmaron su compromiso orientado a diferentes puntos, algunos de los cuales son:

  • Tomar acciones para aprovechar las oportunidades de la transformación digital, con el fin de superar los desafíos estructurales agudizados por la pandemia en las ciudades y territorios, tales como: Mejorar la inclusión; promover la productividad; fortalecer la instituciones y mitigar la emergencia climática.
  • Impulsar el desarrollo y expansión de infraestructuras y plataformas digitales que favorezcan tanto las capacidades de mejor gestión territorial, como la prestación de mejores servicios públicos como salud, educación y seguridad ciudadana, entre otros. Así como también que incidan positivamente en transporte público, generación de energía, movilidad urbana, y la integración en cadenas de valor a través de mejores procesos logísticos.
  • Implementar los principios de Gobierno Digital y Gobierno Abierto, como herramientas fundamentales de liderazgo y visión de los gobiernos subnacionales. Herramientas entendidas como instrumentos de gestión y modernización pública.
  • Optimizar los trámites y servicios públicos municipales, a través del uso de las TICs que permitan mayor acceso y mayor transparencia para los ciudadanos frente a la gestión pública.
  • Comprender la tecnología como instrumento y herramienta de desarrollo de una gestión más eficiente, y a su vez como activo que necesita impulsarse y crecer en beneficio de la sociedad.
  • Aplicar la filosofía de datos abiertos y sus principios, con la finalidad de gobernar a través de la participación, colaboración y transparencia de la gestión local, generando un nuevo mecanismo de participación y cohesión social.
  • Generar espacios de diálogo para la integración del país con la comunidad internacional sobre modelos de gestión y desarrollo de ciudades y territorios inteligentes, de manera tal que se pueda aprovechar la experiencia, buenas prácticas y casos exitosos de diferentes latitudes, y que sean replicables en los municipios bolivianos.

El evento fue organizado por la Fundación para el Desarrollo de las Tecnologías de Información y Comunicación en Bolivia, en colaboración con CAF, Federación de Empresarios Privados de La Paz (FEPLP), Asociación de Municipalidades de Bolivia (AMB), Universidad Franz Tamayo y Microsoft.

Dejar un comentario