Naturaleza, protagonista de jardines sustentables

26. Jardín de la Cascada (MOISES VILLAGOMEZ)

Diseño, arquitectura y vegetación se integran en espacios frescos y armoniosos que invitan al descanso y al ocio. Madera, porcelanato y metal destacan entre los materiales utilizados.

Conectarse con la naturaleza y relajarse son algunos de los beneficios que otorga un jardín en el hogar a su moradores, como los dos espacios propuestos por Moisés Villagómez y Claudia Moreno – Claudia Nuñez en CasaCor 2019.

Jardín de la Cascada se denomina la creación de Moisés Villagómez, “un espacio de 180 metros cuadrados que incluye los jardines, dos niveles donde se encuentra una sala de estar y un bar para recibir a los amigos, además de una laguna”.

Para crearlo, Villagómez se inspiró en el vivero Fabito, que refleja el trabajo de 40 años de sus abuelos y parte de la historia de su familia, así como en el movimiento del agua y los jardines tropicales de Brasil.

“Llevamos la esencia del vivero a CasaCor, combinamos la textura de las plantas en diferentes tonos de verdes, tamaños y formas, y le dimos toques de diferentes colores sin necesidad de implementar flores”, expresó.

Las principales protagonistas son las plantas, ese mix de texturas que invita a descansar en las áreas de ocio, acompañadas de materiales nobles como la madera de las pérgolas, la iluminación y el sonido del agua, que crearon una atmósfera de relax dentro de la movida de la muestra.

Una pérgola, trenzada de manera artesanal y revestimientos de Gladymar amigables con el medio ambiente componen también el jardín. La domótica es otro elemento especial, que permite controlar el riego e iluminación, logrando ahorrar un gran porcentaje de agua y energía.

JARDÍN DEL TOBOROCHI
La inspiración para que las artistas creen este espacio fue la naturaleza misma. La intención de Claudia Moreno y Claudia Nuñez fue que el visitante de CasaCor interactúe con un sendero verde, fresco, natural y disfrute de un jardín armonioso a los pies de un árbol de Toborochi en flor, el principal protagonista.

Moreno describe a los árboles como importantes reguladores bioclimáticos no solo por la sombra y la disminución de la temperatura sino también por ser una barrera contra los vientos fuertes, reguladores del agua en los suelos en épocas de lluvia y restauradores del equilibrio ecológico que a veces rompe la ciudad.

Intervenido con un espíritu sustentable, el Jardín del Toborochi es un espacio exclusivo de reconocimiento y respeto a la naturaleza, realza los beneficios que otorga a la vida e intenta recrear la sensación de frescura y bienestar.

La mayor parte del trabajo en este jardín fue realizado con plantas adecuadas al espacio sombreado, una combinación muy natural y sencilla para crear la sensación de estar en un pequeño sendero de bosque húmedo.

Además, “se ha intentado utilizar la mayor cantidad posible de luz solar como una muestra de las posibilidades que podemos implementar en nuestros jardines”, agregó Moreno.

El resto de la ambientación fue también en su mayoría mobiliario metálico reutilizado, reciclaje de estructuras que antes tuvieron otro uso y macetas pintadas con esmalte liviano. Los muebles y las macetas metálicas han sido fabricadas por Esencial ArteMetal, al igual que el reacondicionamiento de todas las piezas.

Pero quizás lo más importante de este jardín es que alberga 400 de los 2.000 plantines que este año CasaCor Bolivia con sus profesionales utilizará para reforestar un área asignada por el Municipio de la ciudad de Santa Cruz.

Dejar un comentario